A detalle: ¿Por qué las apuestas legalizadas puede ser algo bueno para los deportes?

Los juegos de azar de índole deportivo son un negocio que no ha aparecido recientemente, el nacimiento de las apuestas deportivas se manifestó en los tiempos griegos y en específicamente en los inicios de los juegos olímpicos, donde ya se realizaban apuestas por los campeones de las diferentes modalidades deportivas.

Hoy en día es un negocio que sigue siendo rentable. Las apuestas deportivas legales están alcanzando rápidamente a muchas partes del mundo, en especial a Estados Unidos, donde después de décadas el estado de Nevada era el único que poseía el monopolio casi total.

Juegos de azar deportivos legalizados luego de 26 años

En 1992 se prohibieron los juegos de azar deportivos autorizados por USA con algunas excepciones e hicieron a Nevada el único estado donde una persona lograría apostar en los resultados de un sólo juego.

Luego de 26 años, en el 2018 la Corte Suprema anuló la ley federal que impedía los juegos de azar en fútbol, baloncesto, béisbol y otros deportes en todos los estados de Norte América, dando a los mismos el consentimiento para legalizar las apuestas deportivas.

A medida que se expande la legalización de los juegos de azar deportivos, las industrias del juego y el deporte podrían tener grandes ganancias  económicas. La AGA ha analizado un mercado de apuestas que pueda ser transparente, regularizado y legal, y una parte de esos miles de millones recolectados irán a las casas de apuestas y a la industria deportiva.

Las ligas deportivas podrán estar aún mejor como consecuencia. Los valores de la franquicia deportiva también podrían aumentar a medida que los fanáticos se impliquen más e inviertan en deportes. La industria deportiva ciertamente se beneficia, pero el mayor beneficiario en todo esto es el deporte.

Los deportes no serían tan famosos sin las apuestas. Existe un deseo indiscutible entre los fanáticos del deporte por tener una forma segura y legal de apostar en eventos deportivos profesionales. El público se involucra más cuando respaldan sus preferencias con dinero.

Los fanáticos piensan pasar más tiempo viendo deportes en un ambiente de apuestas deportivas legalizadas, ya que es más probable que tengan dinero en juego en cualquier momento y quieran ver si sus apuestas rinden frutos.

Este aumento en la participación de los fanáticos podría llevar a un incremento en los negocios de publicidad y los convenios de patrocinio, que por ende serían altamente beneficiosos para las ligas deportivas y transformacionales para la industria de transmisión deportiva y televisión lineal.

Aunque algunas de las ligas deportivas argumentan que la legalización de los juegos de azar deportivos sea un daño a la integridad de sus juegos, hemos podido distinguir que más que desventajas estos han traído mayores provechos para los deportes.

Los juegos de azar deportivos motivará a los espectadores y a la fanaticada a asistir y contemplar cada uno de sus partidos, bien sea en vivo o por TV, lo que de igual manera generará nuevos espectadores  e indirectamente también nuevos patrocinantes.