El poker esta infravalorado

El juego de cartas póker es donde las personas tienden a confiar en sus capacidades mentales, con  ahínco. Este juego se ha vuelto popular por distintas particularidades, pero un tema a ser considerado es el de si este es un deporte o no.

En la adversidad y el amplio camino que se recorre para llegar a ser un profesional del póker. Además, de que este es un juego que requiere la habilidad necesaria para poder ganar; por ende es mucho más complejo que <<la suerte>>.

El póker… un deporte mental

El póker en realidad es un deporte que se basa en mantener las cartas ocultas para de esta forma llegar a una combinación adecuada para ganar los puntos suficientes y vencer a los contrincantes. A su vez, se tienen cuatro rondas en las que se podrán reunir los puntos necesarios para ganar.

Clasificación referente a las jugadas o manos de póker

Muchas personas tienen tradiciones según la cultura de su país o la comunidad donde viven, más o menos de esta forma podemos ver las jugadas comunes del póker:

  • Escalera real del color.
  • Escalera de color.
  • Póker.
  • Full.
  • Color.
  • Escalera.
  • Trío.
  • Doble par.
  • Par.
  • Carta alta.

Muy pocas veces se logra obtener las combinaciones de la sección más alta, por lo que es más común la jugada de carta alta o par, y que con estas se logre ganar.

El póker, habilidad o suerte

Muchos de los profesionales del póker, rechazan por completo la idea de suerte en este juego. El póker como deporte mental es concebido y ejecutado como algo más profundo. Los profesionales creen en este objetivo, aquello que se ve, pero pasa desapercibido por la perspectiva social.

Para las personas aún quedan dudas acerca del poker como juego de cartas y no es por darle mala reputación, sino más bien, por lo poco que se ha extendido en el planeta incluso; aunque es la minoría, hay personas que lo desconocen.

No obstante la mayoría de los profesionales del póker por no decir todos, detallan que su vida no ha sido fácil y mucho menos el póker respecto a su carrera. Por ende siempre están investigando, actualizándose, ejercitándose en mente y cuerpo para cada torneo que se les presente.

Es por ello que este juego no es cuestión de suerte sino de constancia, aptitud, paciencia y entrenamiento arduo. El póker como juego de cartas ha conllevado a una larga lista de distorsiones, pero que a largo plazo sale adelante y sin excusas, como la de <<suerte>>.

El póker profesional ha dejado huella en los jóvenes

Los jóvenes pueden ver el póker como juegos de cartas con un enfoque de vicio o deporte, eso depende del conocimiento que tengan al respecto. No obstante, es el profesional quien sabe lo difícil que es crear el hábito para poder salir a flote con él.

El póker como deporte mental sigue siendo subestimado por muchos y practicado por valientes del conocimiento en estadísticas y el arte de la sociología. Aunque parezca imposible, los profesionales del póker, en su mayoría son jóvenes capacitados mentalmente con disciplina pura.

Aunque las personas aficionadas intentan incursionar de manera profesional en este juego, son pocos los que logran ejercer el papel de buen jugador, ya que el póker como deporte mental es más que sólo combinaciones de cartas y exige esfuerzo incluso aún más que otras disciplinas.